Novena revisión médica del bebé: 3/4 años

A partir de esta visita la alimetación y la actividad física de los niños empieza a jugar un papel en su índice de masa corporal. Debes cuidar su alimentación y darle de todo, su estómago ya está preparado.

Talla y peso

A partir de los 3/4 años, empezará a controlarse, en cada visita, su índice de masa corporal, una medida que sirve para evaluar el peso en función de su edad y su altura. Puedes comprobarlo en nuestra Calculadora del IMC para niños. Con ella, podrás comprobar fácilmente si tiene sobrepeso o no pesa lo suficiente. No obstante, el resultado también depende de otros factores como la proporción de tejido muscular y adiposo. Además, el valor obtenido no es constante, sino que varía dependiendo de la edad y el sexo. Entre los 3 y 4 años los niños pesan entre 14 y 17 kilos.

Aparato locomotor

La actividad de un niño de esta edad es frenética, se mueve y se mueve, corretea, y su aparato locomotor está activo todo el día. En esta visita se controla que siga un desarrollo normalizado por ello se descartará que padezca una escoliosis infantil mediante una exploración de la columna vertebral.


En esta visita el médico inspeccionará sus rodillas, para descartar un problema en la rodilla o “Rodilla vara” por la que las piernecitas del bebé aparecen un poco arqueadas. Se tarat de una deformidad de los miembros inferiores muy frecuente en los lactantes, que acostumbra a ponerse de manifiesto cuando éstos empiezan a dar los primeros pasos.


La rodilla vara fisiológica tiene una tendéncia espontánea a la resolución, generalmente desaparece por sí sola a esta edad, los 3 años. Cuando esta deformidad no desaparece o incluso aumeta la separación de las piernas puede tratarse de una patología, la más frecuente es la enfermedad de Blount u otras displasias óseas.


También debe descartarse el “pié plano valgo”, o sea, la falta de puente debajo de la planta del pié. Si la flexibilidad del piié es normal, se intentará la reconstrucción del arco interno trabajando las puntitas. Si mejora no es necesario tratarlo con plantillas, de todas formas es completamente benigno.

Weitere Artikel

Aparato genitourinario y abdominal

En esta visita, a los niños se les realiza una inspección y palpación de los testículos para descartar una fimosis. La fimosis es que el orificio prepucial es demasiado estrecho e impide la exteriorización del glande cuando se intenta la retracción del prepucop. Normalmente esta adherencia se soluciona por sí sola entre el primer y el segundo año de vida.  En caso de que no se haya solucionado solo, la edas recomendada para la intervención quirúrgica es a los 3-4 años.

Vista

Uno de los elementos a controlar a esta edad es la agudez visual. En el ojo normal, el foco de la imagen se forma en un punto que coincide con la retina y que produce una imagen nítida sin necesidad de acomodación. En los ojos con problemas de refración esta imagen no coincide con la retina. Por otro lado la enfermera busca descartar en estas pruebas la presencia de astigmatismo.


Además se le realizará de nuevo la prueba de tapar/destapar. Es la observación de movimientos de fixación al tapar o destapar un ojo. El niño debe fijar la vista en una luz o en un pequeño objeto situado a  0-60 cm de distancia y se cubre un ojo. Debe observarse al cubrir el ojo si al no cubierto tiene lugar algun movimiento de fijación que indicaría la presencia de estrab ismo. Si la visión binocular es normal, en ninguno e los ojos aparece este movimiento de fijación.

Audición

En el caso que el niño forme parte de los grupos de riesgo se le hará un seguimiento basándose en una anamnesis con preguntas y pruebas referentes a su capacidad auditiva.

Dientes

A esta edad no hay dientes nuevos, la dentición de leche está establecida y firme. Ahora el niño tiene toda la primera dentición, con 20 piezas: 8 incisivas, 4 primeras molares, 4 caninas y 4 segunadas molares. La segunda dentición, la definitiva, no empieza a aparecer hasta los seis años. Aún siendo las de leche, deben controlarse también las cáries.

Vacunas

Según el calendario de vacunación de la Asociación Española de Pediatría, no hay vacunas sistemáticas en este periodo de edad, la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina, la quinta dosis debe aplicarse entre los 4 y 6 años.