Decirle que es adoptado

Si adoptas a un niño relativamente mayor, desde el principio sabe que es adoptado. Pero, ¿cómo actuar cuando el pequeño es adoptado siendo un bebé o y no recuerda la familia ni el país del que procede?, ¿cómo decirle que es adoptado y cómo hablar de los padres biológicos?. Léelo en este artículo.

Incluso si tu hijo presiente que es adoptado pero no te lo pregunta directamente, tiene derecho a saber más acerca de su origen. Es difícil determinar el momento adecuado para esta conversación, pero mucho peor sería si tu hijo se entera que es adoptado por otra persona, porque podría recibirlo como que os avergonzáis de ello o que no confiáis en él.

Hablar de la adopción pronto y con naturalidad

Debes decirle a tu hijo, tan pronto como sea posible, que es adoptado. Lo más fácil es cuando estas con él o le tienes en brazos aún siendo bebé, de vez en cuando hablarle de la adopción. De esta forma los dos estaréis más preparados para cuando aparezcan las preguntas. Sed siempre honestos sobre este tema. Cuanto más natural se afronte la cuestión de que es adoptado, más fácil será para el niño entender lo que sucedió y tu estarás más tranquilo/a. Si lo abordas de forma natural, tu hijo sabrá que el hecho de que es adoptado es un tema normal sobre el qué hablar y lo verá como una situación plemanete "natural" .

Weitere Artikel

Cuando mi hijo me pregunta por sus padres

Al saber que es adoptado, puede que con el tiempo tu hijo te pidainformación sobre sus padres biológicos. Es totalmente comprensible que esta pregunta te produzca miedo. No te tomes la pregunta acerca de los padres biológicos como una crítica, no es un ataque a vuestra condición de padres. Tu hijo es consciente que desconoce una parte de su vida, un vacío que quiere llenar.  Con los siguientes cinco consejos estarás preparada/o para este momento y sabrás como abordar la sutuación de una forma tranquila:

  • Reúne, o intenta reunir, tan pronto como sea posible toda la información respecto al origen y los padres biológicos, las preguntas llegaran y es mejor estar preparado.
  • Si le dices algo, sé honesto/a. No hables mal de su origen ni de sus padres, porque sinó tu hijo sentirá que hay una parte de él que también es mala.
  • Presta atención a sus expresiones faciales. Debes ser perspicaz. Los niños tienen los sentimientos siempre a flor de piel, y es fácil reconocer en su expresión si lo que les cuentas les sienta bien, mal, si les duele, si no le ayuda...
  • Tal vez quieras ayudar a tu hijo a descubrirlo por su cuenta, si quiere seguir pistas o investigar, pero siempre al ritmo él quiera. Piensa que tú actúas como su persona de más confianza y debe quedarle claro que siempre puede recurrir a ti en caso de ayuda. No olvides que eres su apoyo, puede que algunas cosas que encuentre no sean bonitas e incluso dolorosas.
  • Cuando le hables de sus padres biológicos no le hables de los “otros” padres. Al niño debe quedarle claro que esto no pertenece al presente, ni al futuro, sino que es algo del pasado. Habla mejor de los “antiguos” o “anteriores” padres, de esa forma podrá distinguir los tiempos y asimilarlo de manera más fácil.

Más información sobre la adopción

Para más detalles de cómo tratar con el hijo adoptado, los desafíos de la vida cotidiana o sobre adoptar en general, puedes encontrar otros artículos interesantes en nuestra sección Adoptar.