Embarazo ectópico

Alrededor de un dos por ciento de todos los embarazos son ectópicos, el óvulo fertilizado no va camino del útero. En casi el 99 por ciento de estos casos, se ve atrapado en las Trompas de Falopio, el canal cervical o la cavidad pélvica. En este artículo encontrarás más información acerca del embarzo ectópico, por qué es cada vez más comun y cómo puede ser tratado.

Causas de un embarazo ectópico

Un embarazo ectópico puede darse por una obstrucción o una obstaculización del canal por el que debe ir el óvulo u otros trastornos funcionales que  impiden la migración del óvulo hacia el útero.  La frecuencia de embarazos ectópicos ha aumentado en los últimos 30 años. Las razones de este aumento está en un aumento de la inflamación de las trompas de Falopio y del número de inseminaciones artificiales. Debido a la mejora del diagnóstico, también es posible detectar alteraciones que antes habrían pasado desapercibidas, y tal vez  habían salido de forma espontánea. A finales del siglo XIX el 70 por ciento de las mujeres que padecían un embarazo ectópico con la instalación del óvulo en las trompas moria. Hoy en día, un embarazo ectópico sólo en casos muy extremos presenta una amenaza para la vida de la mujer.

Así reconoces un embarazo ectópico

Un embarazo ectópico comienza como un embarazo normal: hay ausencia del período y la mujer se siente mal. Una prueba de embarazo también da positivo para un embarazo ectópico. Después de seis a nueve semanas, aparece un dolor abdominal importante y las pérdidas. Debido a estas quejas es muy extraño que un embarazo ectópico pase inadvertido. Si no tienes menstruación y te sientes mareada o incluso extraña o mal, acude al ginecólogo. De esta forma se podrá comprobar tu estado, descartar el embarazo ectópico y que puedas seguir tranquila y con confianza con el embarazo hasta el día del parto.

Weitere Artikel

Tratamiento del embarazo ectópico

En algún caso un embarazo ectópico se desarrolla y se elimina por sí solo y no necesita tratamiento. Para ello, el embarazo también debe ser controlado a tiempo y comprobado por ecografía que no hay sangre en la cavidad abdominal y que el embarazo se encuentra todavía en una fase muy temprana. Puede que necesites realizarte visitas diarias al ginecólogo para controlar sin riesgos que el embarazose elimina.

Si no se disuelve solo, el embarazo ectópico puede ser tratado médica o quirúrgicamente.

¿Cuando es necesaria una operación?

En un embarazo ectópico si hay dolor en el abdomen, aparecen hemorragias en la cavidad abdominal, o la hormona del embarazo HCG presenta un valor anormal es necesario en la mayoría de los casos, una laparoscopia. Con una intervención de este tipo el embarazo ectópico se detecta  facilmente y puede ser tratado muy bien. Si te detectan un embarazo ectópico se puede extirpar quirúrgicamente, con tres pequeñas incisiones en la pared abdominal. Si la trompa de Falopio está dañada o si hay un sangrado muy abundante, a veces tiene que extrerse una parte, aunque los médicos procuran siempre evitar la extirpación.

Medicación ante un embarazo ectópico

En casos puntuales de embarazo ectópico se puede proceder a un tratamiento con metotrexato. Se trata de una sustancia usada en el tratamiento del cáncer, enfermedades autoinmunes y la inducción de aborto terapéutico. La ventaja de este tratamiento es que con él se puede evitar una oparación.

Un embarazo ectópico es peligroso para tu salud, por eso debes visitar el ginecólogo con frecuencia para que te realice las pruebas adecuadas para mantener el embarazo bajo control y evitar cualquier problema.