Infertilidad y pareja

Cuando se diagnostica infertilidad en una pareja representa un golpe e implica un gran esfuerzo emocional. La infertilidad y los problemas de fecundación conllevan frustración y sentimiento de culpa. La pareja atraviesa así una dura prueba para el amor.

La mayoría de las parejas piensan en un primer momento que es fácil tener hijos, porque de hecho lo es, y  muchas parejas lo consigue sin problemas. ero cuando el embarazo no llega, y sobretodo ante un diagnóstico de infertilidad, la pareja pasa por un momento crítico, delicado, en que tras esperanzas y deseos se llevan una fuerte desilusión.

El proceso de asumir una infertilidad es, para la pareja, un proceso doloroso, que normalmete ya lleva detrás un montón de intentos frustrados de embarazo, con la carga emocional que esto supone.

Reacción de la pareja ante la infertilidad

La reacción a un deseo de paternidad insatisfecho es diferente de unas personas a otras. Unos se sienten inútiles, dudan de su feminidad o masculinidad, decrece su amor propio y se vuelven retraídos. Evitan el contacto social, sobre todo con embarazadas o madres y se eleva su nivel de frustración y preocupación. Ante una infertilidad muchas parejas llegan en esta fase a conocer sus propios límites, y en algunas ocasiones la presión incluso puede acabar con la relación. El tema de la esterilidad no se alivia socialmente, ya que casi nunca se habla de ella y en ocasiones se convierte en un tema tabú del que nadie quiere hablar.

Cada pareja reacciona de forma distinta ante la infertilidad, y nosotros mismos debemos asumir que, siendo nuestro caso, es un duro golpe.

Weitere Artikel

Ante la infertilidad, la pareja unida y sincera

Cuando el deseo de ser padres queda insatisfecho ante un diagnóstico de infertilidad es cuando en la pareja más se necesitan el uno al otro. La pareja es quien mejor comprende la situación por la que atraviesan, de ahí que sea el mejor apoyo para superar esos momentos difíciles. La confianza es fundamental en estos casos. La pareja debería hablar sobre sus miedos y ayudarse mutuamente. No deberían perder la valentía y deberían hablar claro sobre el próximo paso. ¿Debemos ir al médico para que nos dé su opinión al respecto? ¿nos someteríamos a un tratamiento? ¿debemos someternos a todo el proceso, a pesar de lo caro, cansado y frustrante que puede llegar a ser? ¿tenemos esperanzas aún de tener un embarazo espontáneo? ¿deberíamos plantearnos adoptar o tener un hijo en acogida?.

La pareja es el pilar fundamental ante un diagnóstico de infetilidad. Sin la pareja unida, cada uno puede desmoronarse en su mundo de miedos y frustración.

Ayuda y apoyo de otros

Aunque el primer apoyo ha de venir de la pareja, ante una infetilidad se deberían buscar otras personas con las que compartir  miedos y dudas, sobre todo con gente que se encuentre en la misma situación. Hay organizaciones y grupos de apoyo que pueden ofercer esta ayuda.

También podéis exponer las dudas en nuestro foro o en los grupos que tenemos con este tema. No os cerréis, la infertilidad no es el final de la pareja, ni de la paternidad. Hay alternativas pero sólo con el positivismo y las ganas de luchar una pareja puede afrontar la infertilidad y salir adelante.