Problemas en la calidad del semen

La calidad del semen es algo que debe comprobarse cuando hace tiempo que el deseo de tener un niño no se ve cumplido. Si se detectan problemas en la calidad del semen muy a menudo se trata de una oligospermia o síndrome OAT. Pero, ¿qué significa exactamente una baja calidad del semen?

Baja calidad del semen

La oligoastenoteratospermia, o OAT, es un síndrome que incluye distintos grados de baja calidad del semen masculino: oligospermia (bajo número de espermatozoides), astenospermia (disminución del movimiento espermático) y teratospermia (alteración en la forma de los espermatozoides). Es la causa más común de infertilidad masculina. En éste artículo te contamos todo lo que debes saber sobre los problemas de calidad de semen y su tratamiento.

Diagnóstico del síndrome OAT

En el síndrome de oligo-asteno-teratospermia (síndrome OAT) se ocultan varios síntomas individuales que describen una baja calidad del semen por enfermedad de los espermatozoides. Los síntomas pueden presentarse bajo diversas formas, dando tres grados de severidad provocando un ligero, fuerte o grave estado de la fertilidad.

Para el grado 1 del síndrome de OAT cuando la calidad del semen es baja pero no excesivamente (leve reducción de la fertilidad):

Weitere Artikel

  • Oligo en condición de "demasiado poco" y en este contexto, describe una cantidad inferior a 20 millones de espermatozoides por mililitro de la eyaculación masculina.
  • Asteno en condición de "inmóviles" y se utiliza para describir que menos del 25 por ciento de los espermatozoides se mueven rápidamente, o menos del 50 por ciento se mueven de forma normal.
  • Terato sen condición de "incorrecto" y se aplica si menos del 3 por ciento de los espermatozoides tienen forma normal.

Ante un síndrome OAT de grado 2 , con una calidad del semen bastante baja (reducción significativa de la fertilidad) y 3 con una mala calidad del semen (restricción severa de la fertilidad) las respectivas características son más pronunciada y en consecuencia los valores peores.

El síndrome de OAT por lo tanto, sólo puede diagnosticarse completamente cuando en un paciente se dan simultáneamente los tres síntomas que muestran una baja calidad de su semen. De todas formas no puede hablarse de un diagnóstico en si, sinó de la descripción de los distintos síntomas. Las causas de la baja calidad del semen que estén detrás de los síntomas deben ser diagnosticados con más precisión antes de iniciar el tratamiento. Lo que debéis tener en cuenta que el síndrome de OAT no es lo mismo que una esterilidad permanente y completa. Es muy posible que las causas de la limitación de la fertilidad sólo sean temporales. La calidad del semen puede midificarse, alterarse y potenciarse sigiendo ciertos tratamientos.

Las causas del síndrome de OAT

La disminución de la calidad del semen que se da en el síndrome OAT  puede tener diferentes causas, ya sea relacionado a la espermatogénesis, es decir, la formación de espermatozoides sanos, o su transporte a través de los conductos deferentes:

  • La posición incorrecta de los testículos: Los testículos salen normalmente, en los dos primeros años de vida, desde el abdomen hasta el escroto. Si este no es el caso y permanecen en el abdomen, debido a la posible mayor temperatura en el interior del cuerpo, es posible que la formación de los espermatozoides sanos se vea afectada o impedida por completo. Algunas fuertes infecciones febriles puede tener el mismo efecto.
  • Varicocele: tumor formado por la dilatación de las venas del escroto y del cordón espermático, puede haber un sobrecalentamiento, que puede tener un efecto negativo en la calidad del semen.
  • Trastornos hormonales: Si se da un equilibrio hormonal delicado y la interacción de la glándula hipófisis y la testosterona se rompe, esto puede causar los síntomas de un síndrome OTA
  • Inflamación: por la inflamación de los testículos o la próstata, por ejemplo, las paperas que se puedan haber padecido en la infancia, pueden haber provocado un cierre parcial o total de los conductos espermáticos, limitando o impediendo el transporte del esperma.
  • Factores externos y los factores ambientales: el uso de ciertas drogas o sustancias como los esteroides anabólicos o drogas, estrés, mala alimentación, consumo de alcohol, la radiación, el exceso de peso o las enfermedades de transmisión sexual pueden ser factores que contribuyen a reducir la calidad del semen.

Un examen a fondo de la calidad del semen, para ver exactamente los problemas, es muy importante para asegurar un tratamiento efectivo.

El tratamiento del semen de baja calidad

Dado que muchas de las causas de la baja calidad del semen son sólo temporales, en la mayoría de los casos es muy tratable. Debido al hecho de que se reúnen distintos síntomas, no existe una terapia específica que pueda aplicarse en todos los pacientes. El procedimiento ante un diagnóstico sobre los distintos problemas de calidad del semen es tratar específicamente cada uno de los síntomas.

Los trastornos hormonales, por ejemplo, pueden ser tratados mediante la administración de preparados hormonales, las infecciones se tratan con antibióticos u otros agentes anti-inflamatorios. Ante el cierre de los conductos deferentes se pueden abrir en muchos casos quirúrgicamente, y si esto no es posible se puede parcticar una biopsia testicular, una operación donde se extrae el semen de una parte del tejido testicular para usarlo en un tratamiento de inseminación artificial. Para identificar la causa de la reducción de la calidad del semen, el paciente debe someterse a un examen detallado.

Análisis

  • Hacerse un seminograma permite verificar la calidad de los espermatozoides e identificar los factores problemáticos. El análisis de semen debe repetirse después de algunas semanas para controlar que no se produce un cambio a corto plazo.
  • En un análisis de la calidad del semen se examina la existencia o no de defectos en los cromosomas o enfermedades hereditarias que puedan alterar la fertilidad.
  • Un diagnóstico hormonal para comprobar el equilibrio hormonal.
  • A través de una observación vía ultrasonidos revisará la posición de los testículos.
  • Un análisis de sangre para detectar posibles infecciones bacterianas que puedan provocar una inflamación de la próstata.

En la mayoría de los casos es a través de estas investigaciones que se puede determinar la causa exacta del problema en la calidad del semen e iniciar un tratamiento efectivo. Si la causa no está clara, se habla de un OAT idiopático. En este caso, o si la calidad del esperma no mejora de manera significativa a pesar del tratamiento, es necesario a menudo una fecundación in-vitro o una ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides).